LLEGÓ LA NAVIDAD

Para mí la Navidad es la mejor época del año. Un tiempo de alegría y fraternidad que, además, a mí por lo menos, me evoca nostalgia, recuerdos de la más tierna infancia, de aquellos días en los que uno se atiborraba de turrón, alucinaba con el espectáculo de ver miles de luces de colores por cualquier sitio y pensaba que aquellos últimos días del año tenían algo mágico. Y quizá es así, la magia de la Navidad existe, no me cabe ninguna duda.

Pues eso, en este tiempo tan entrañable, todo había que decorarlo de forma entrañable, como es lógico. Aunque es cierto que, y cada vez más, los centros comerciales y grandes superficies cuelgan el acebo y ponen las luces de Navidad mucho antes de que suene aquello de “Vuelve, a casa vuelve…”, yo creo que existen algunos “símbolos de la Navidad”, que en cualquier otra época del año no tendrían ningún sentido. No hace falta decir que no es casualidad que en algunos sitios el ambiente navideño se siente ya en octubre, conviviendo con las calabazas de Halloween. Para que se conserve esta magia de la Navidad, la magia tiene que quedarse aquí, en la Navidad.

En Majadahonda, las luces de Navidad ya estaban instaladas, que no encendidas, el 2 de diciembre, viernes. Unas luces algo sobrias, la verdad. Este año han apostado por unos “cuadrados de colores” en la Gran Vía y la Avenida de los Reyes Católicos, y en Doctor Calero unas estrellas blancas y azules. Estas últimas por lo menos están algo más curradas. Siempre dicen que menos es más, pero no creo que en todos los casos sea así. La verdad, lo que más me ha gustado ha sido el árbol que, como ya es tradición, pusieron en la Plaza Colón pocos días después de las luces. Un árbol gigante, de muchos colores.

img_20161222_212725

La decoración de la Gran Vía, unos simples cuadrados de luces LED de colores.

img_20161222_212641

El árbol de Navidad de la Plaza Colón, sin embargo, este año ha salido bonito.

img_20161222_223425

El Belén municipal, en los soportales del ayuntamiento.

img_20161222_223641

La decoración de la Calle Doctor Calero me gustó más que la de Gran Vía; por lo menos era algo navideña.


Si lo que querían era conseguir que se escapara la lagrimilla o se te hiciera insoportable darte un paseo por la Gran Vía, una de dos, lo han conseguido. El Ayuntamiento ha puesto por toda la Gran Vía altavoces en los que, de manera incesante, se ponen villancicos para los transeúntes. Un altavoz por cada dos farolas. Nada menos. Desde Colón a Jardinillos oyendo sin parar, como si te estuviera acorralando, el villancico de turno. Entrañable y tierno para algunos, empalagoso para otros.

Otro símbolo que nos indica que, en efecto, ya es Navidad, es el Belén que se pone en el Ayuntamiento. Un belén clásico, tradicional, y bastante bonito, aunque tampoco nada fuera de lo normal. Los hay mejores. El Portal de Belén, los pastores, el Castillo de Herodes y poco más.

Desde luego, nadie ha querido excluirse del ambiente navideño que nos invade a todos, sea cual sea tu manera de vivir estas fiestas. En todas las tiendas, las luces y el acebo. Aunque lo más importante no es eso, para nada. Lo más importante es vivir en alegría estas fiestas. La Navidad nos une, no hay duda. Es tiempo de sentarse y celebrar en familia, o con amigos. Días que traen una magia con un cierto aroma a tiempos pasados, que no volverán. Levantar la cabeza y mirar con optimismo al nuevo año, al que casi podemos palpar, es lo que nos queda por hacer.

Por qué Majadahonda te desea Feliz Navidad

«¿Y SI SUBIÉRAMOS A SEGUNDA?», EL VIERNES 30. SOLO EN PQM.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s